Mudanza.

Estuve en búsqueda de contratar una mudanza que me convenciera y claro que tuviera un precio accesible. El viernes, dando una vuelta por la plaza, cuando estaba en el área de kioscos interactivos, tratando de consultar los paquetes de teléfono e internet para hacer una buena elección de acuerdo a mis necesidades del nuevo hogar, sentí como alguien tocaba mi hombro con el fin de hacerme voltear.

¡Sorpresa! Era una viejo amigo de la preparatoria, el cual que siempre me había atraído, no pude evitar  sentir mucha emoción, no sé, si era mi mala percepción ,pero lo veía más fornido, no podía creer que cada día estuviera más atractivo. Sin más preámbulos, charlamos sin parar, le platique acerca de la mudanza y que estaba en busca de una mudanza, para mi buena fortuna, su tío tenía una cadena de mudanzas en las cuales podía realizar cualquier tipo de viaje a donde yo quisiera y por venir recomendado de mi amigo, me harían un descuento considerable.

Me pasó el número telefónico de este señor, al día siguiente visite el lugar que me dijeron, para dar el adelanto de la mudanza. El lugar donde se contrataban las mudanzas era un lugar muy acogedor, al final de la firma del contrato, el jefe tenía que poner su firma. Por lo que tuve que esperar un par de minutos a que llegara el jefe. Para no aburrirme en la espera me di cuenta que en la recepción tenían un kioscos de Intus, muy entretenido y lleno de imágenes  promocionado su cadena de mudanzas. Al poco rato llego el jefe, y cuando vi quien era el jefe, tuve un poco de confusión, al principio pensé que era una broma, el chico que me había encontrado en la plaza era el jefe y me había mentido, el negocio no era de su tío, era de su padre y ahora él se ocupaba de estar manejando este negocio. Fue tan lindo conmigo, que ni siquiera me dejo pagarle, me realizó mi mudanza sin ningún tipo de costo, y ahora tenemos una cita en sixflags   para el siguiente fin de semana.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *