No tan cachondo

Hola a todos los que están leyendo esto. Seguramente entraron a leer este blog por su nombre tan particular, sin embargo, lamento informarles que no es tan cachondo ni lujurioso. Claro, tampoco está completamente desviado del nombre, mejor déjenme explicarles de que se tratará este blog.

Vamos a platicar anécdotas, historias o relatos que incluyan una de las artes más exquisitas del humano. El arte de la seducción o el cortejo. Y en el contenido de nuestros artículos, van a poder lograr identificarse algunas veces con los personajes que encuentren y si alguna historia les parece similar a la que ustedes han vivido, vana identificar cual fue el error que cometieron o que cometió la otra persona. Por supuesto no somos los sabios del amor y desamor pero ver las situaciones desde una tercera perspectiva ayuda mucho a entender que fue lo que paso o lo que está pasando.

Yo Paquito, trabajo en un spa de donde sacaré todo el contenido de mis artículos. Escucho demasiadas historias aquí, además que la gente me tiene mucha confianza. Siempre me buscan, no se si porque implemente dentro de este spa, una crema dermatológica que a las señoras que la adquieren, les funciona muy bien y se ha ido corriendo la voz y cuando llegan al negocio, me buscan mucho. Por ahí he escuchado que muchas señoras tienen un tipo de crush conmigo, y no es por halagarme o egocéntrico pero estoy consciente que tengo un atractivo que le parece interesante a muchas mujeres, y a muchos hombres también, que para ser honestos me importa más gustarle a ellos que a las señoras casadas.

Yo adquirí la crema en Stybe, porque tengo una amiga desde hace años y ella distribuye muchos productos de este tipo y le ayudo a promocionarla en el spa. Por supuesto las señoras que vienen, están más acostumbradas a adquirir cremas de Avene u otras marcas mucho más conocidas, comerciales o populares que encuentran en los lugares que frecuentan, sin embargo se atreven a probar cosas mientras sea lo que es tendencia ahora, como lo orgánico, lo natural, sin químicos y demás.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *